Navigation

Blog Post

Posts publicados

Astaxantina propiedades antioxidante y neuroprotectora

310

La astaxantina es uno de los carotenoides más destacados, ya que ejerce un fuerte efecto protector sobre el cerebro humano. Su estructura química única, le permite cruzar fácilmente la barrera hematoencefálica, por lo tanto, el cerebro se considera el órgano diana más importante de este carotenoide.


PROCESOS CEREBRALES IMPLICADOS EN LA NEURODEGENERACIÓN Y EFECTOS PROTECTORES DE LOS CAROTENOIDES

La neuroinflamación es una respuesta local del sistema nervioso central (SNC) frente a varios procesos como neurodegeneración, trauma y trastornos autoinmunes, que conduce a la activación y movilización de células inmunitarias innatas. Las células gliales liberan citocinas, especies reactivas del oxígeno y especies reactivas del nitrógeno, que podrían ser dañinas para las neuronas y los oligodendrocitos cuando la neuroinflamación, no es un evento transitorio. Existe una evidencia creciente que sugiere que una respuesta neuroinflamatoria crónica de larga duración puede conducir a daño neuronal, produciendo neurodegeneración a través de la acumulación sostenida de mediadores inflamatorios neurotóxicos. La liberación de mediadores proinflamatorios, junto con agentes prooxidantes, da como resultado cambios morfológicos y funcionales de los orgánulos intracelulares y contribuye a la insurgencia y la progresión de las patologías neurodegenerativas. 

El SNC se considera altamente vulnerable al estrés oxidativo y la inflamación debido a su bajo potencial de renovación celular y su alto metabolismo celular, ya que este órgano requiere aproximadamente el 25% de la energía total del cuerpo. Esta energía es fundamental para la conexión neuronal, el transporte axonal y la mielinización.

Un desequilibrio entre la producción de radicales libres y los mecanismos endógenos para la neutralización, conduce a la desregulación de los mecanismos mencionados anteriormente y la consiguiente neurotoxicidad y neurodegeneración.

En la última década, se ha demostrado que algunos carotenoides naturales, en particular los que pertenecen a la familia de las xantofilas, como la luteína y la crocetina, tienen efectos antineuroinflamatorios y antioxidantes. Las xantofilas de origen marino, como la fucoxantina y la astaxantina, tienen efectos antiinflamatorios y antioxidantes en diferentes líneas celulares. 

Se sabe que la astaxantina puede atravesar la barrera hematoencefálica, una característica crucial para el tratamiento de enfermedades neurodegenerativas con compuestos antioxidantes. Un estudio reciente demostró que la astaxantina en la dieta se acumulaba en el hipocampo y en la corteza cerebral del cerebro después de una ingestión única y repetida. 

ASTAXANTINA CONTRA LOS TRASTORNOS COGNITIVOS

Los trastornos cognitivos son un grupo de enfermedades relacionadas con la salud mental que causan varios efectos sobre las habilidades mentales, como el aprendizaje, la resolución de problemas, la memoria y la percepción. Los trastornos cognitivos más importantes son el delirio, la demencia y la amnesia. El delirio es un estado confusional agudo caracterizado por inactivación, pensamiento desorganizado y confusión de espacio y tiempo. La demencia es un deterioro progresivo del cerebro, deterioro de la memoria, confusión y pérdida de concentración. La amnesia es un trastorno de la memoria caracterizado por la pérdida de la memoria a corto plazo que interfiere con la vida cotidiana.

Entre los trastornos cognitivos, el quimiocerebro (trastorno cognitivo causado por agentes quimioterapéuticos), está recibiendo una mayor atención cada vez más. Estos agentes químicos podrían producir en pacientes con cáncer una fuerte reducción en la calidad de vida, ya que inducen deterioro de la memoria, velocidad de procesamiento lenta e incapacidad para concentrarse. Estas disfunciones cognitivas parecen estar relacionadas con una reducción de la integridad neuronal en el hipocampo y los niveles del sistema frontal. Recientemente, se investigaron el efecto potencial de la astaxantina como un compuesto proteccionista para atacar drásticamente la disminución de las funciones cognitivas inducidas por la doxorrubicina. La astaxantina mostró efectos de neuroprotección y de mejora de la memoria, y evitó la inflamación y el estrés oxidativo, mitigando el aumento de la actividad de la acetilcolinesterasa y suprimiendo varios estímulos proapoptóticos.

La astaxantina también produce efectos benéficos en otros compartimentos corporales y células, con repercusión directa en la salud del cerebro. En particular, se ha descrito la influencia positiva de una dieta rica en carotenoides polares, como astaxantina, en una acumulación anormal de hidroperóxidos de fosfolípidos (PLOOH) en los eritrocitos de pacientes afectados por demencia. Los PLOOH son los principales productos de oxidación de los fosfolípidos y su acumulación en los eritrocitos induce una reducción en el transporte de oxígeno al cerebro, lo que facilita la progresión de la demencia. Un estudio realizado por Nakagawa y colaboradores describieron niveles más bajos de PLOOH en los eritrocitos y las células sanguíneas de los pacientes tratados con astaxantina con respecto al control (grupo de placebo), demostrando que esta molécula bioactiva es responsable de la mejora del estado antioxidante de los eritrocitos, lo que puede contribuir a la prevención de la demencia.

Algunos productos alimenticios de origen marino son recomendados por las autoridades sanitarias. En particular el aceite de pescado, que generalmente contiene tocoferoles, grasas saturadas y grasas monoinsaturadas (principalmente ácidos palmítico y oleico), y ácidos grasos poliinsaturados (como el EPA y DHA). Una proporción equilibrada entre EPA y DHA (3: 2, que se encuentra regularmente en el aceite de pescado natural) parece ser un factor clave para los efectos beneficiosos, como la desaceleración del deterioro cognitivo y la reducción de la depresión, mientras que muchos otros AGPI (por ejemplo, el ácido araquidónico proinflamatorio) podrían ser responsables de la producción masiva de radicales libres con la consiguiente activación de las células inmunes. La combinación de astaxantina y aceite de pescado mejora el efecto positivo en la salud del cerebro al reducir los posibles efectos nocivos causados por la oxidación de los AGPI.

Por lo tanto, la astaxantina es uno de los compuestos más exitosos actualmente en el mercado. Su cultivo a gran escala, principalmente a partir de la microalga H. pluvialis aún se considera caro. La producción sintética sigue siendo predominante en el mercado. Esta versión sintética del carotenoide es erróneamente considerada como "un equivalente natural". En realidad, este proceso de producción conduce a una mezcla de isómeros de astaxantina, que combinan importantes diferencias moleculares y biológicas con respecto al carotenoide natural. En detalle, la astaxantina natural está esterificada en más del 90%, mientras que la versión sintética es totalmente libre o sin esterilizar. La característica química de la astaxantina natural permite interacciones con ácidos grasos a uno o ambos extremos de los compuestos, con la consiguiente alta biodisponibilidad.

La mayoría de los productos con astaxantina que existen en el mercado, se derivan de la producción sintética. Desafortunadamente, la astaxantina sintética es significativamente muy inferior a la astaxantina a base de algas marinas en términos de propiedades antiinflamatorias y antioxidantes. Por esta razón, es importante utilizar productos de calidad y con astaxantina de origen natural.
 

COMENTARIOS (0)

Sin comentarios
Sólo los usuarios registrados pueden realizar comentarios
  • Envios gratis a partir de 60€

BLOG

Los carotenoides han ganado interés científico durante las últimas décadas,...
Leer más

Arrugas de expresion o patas de gallo

La genética, el sol, el tabaco, una mala alimentación y los cambios bruscos de peso influyen en la...

Leer más